Sostenibilidad // 12/19/2022

El futuro es ahora: la economía circular, en alza

Author:
Aude Penouty

Producir, consumir, tirar: la economía destructiva ha tenido su momento, como todos sabemos. Las iniciativas pioneras de la industria de la ropa deportiva y las actividades al aire libre ponen de manifiesto que el sector se replantea cada vez más los modelos circulares sostenibles e invierte en ellos.

La industria de la ropa deportiva fue una de las primeras en invertir en circularidad. Con el objetivo de encontrar respuestas al mito de los recursos infinitos a precios y plazos inalterados. La naturaleza sirve de modelo, en la que las materias primas crecen, se transforman y vuelven a convertirse en nutrientes. Un ciclo cerrado en el que no se pierde nada. Debe garantizarse la reutilización de la mayor cantidad posible de producto tras su uso.

La industria es cada vez más consciente de que este principio puede aplicarse industrialmente: "El 60% de las principales empresas de moda ya han invertido en la economía circular o tienen previsto hacerlo de aquí a 2024", afirma el Estudio sobre el estado de la moda 2022 por Business of Fashion y McKinsey & Company.

En Europa están pasando cosas

Como muestra el último estudio sobre moda de McKinsey & Company ("Scaling up textile recycling in Europe - turning waste into value"), se está debatiendo intensamente una nueva legislación e iniciativas globales, y también se están poniendo en marcha marcos a escala europea. Los principales agentes -entre ellos la Asociación Francesa RTW, la Semana de la Moda de Copenhague, Taskforce Fashion y la Camera Nazionale della Moda- se unen en la Alianza Europea de la Moda para alcanzar los hitos Cradle to Cradle.

El reciclado textil, más importante que nunca

Además, institutos y organizaciones como la Fundación Ellen MacArthur o el CETI (Centro Europeo de Innovación Textil) ofrecen soluciones, formación y visiones para la transformación circular. Gracias a estas medidas y a la pionera ley francesa AGEC, Europa está dando un poderoso paso adelante en el camino hacia la economía circular.

El reciclaje y el upcycling son mucho más eficaces como herramientas de economía circular cuando se utilizan de forma holística en un circuito cerrado. Por eso, los fabricantes de tejidos participan en enfoques sistémicos con ciclos cortos, que son el mayor logro de la economía circular.

Soluciones para la gestión de residuos

La gestión fraudulenta de residuos es una pieza enorme del rompecabezas de la economía circular. Ya existen soluciones innovadoras: por ejemplo, Reverse Resources, la plataforma SaaS (software como servicio) cofundada por Nin Castle, supervisa el seguimiento de los residuos, así como las cuestiones relacionadas con el reconocimiento de tejidos y materiales. Reverse Resources ya está trabajando con los principales proveedores textiles internacionales para combatir la falta de datos y abordar otros retos, como garantizar las normas sociales.

Por otro lado, la reventa de existencias es la cuestión más flexible de tratar. El grupo multinacional español de moda Mango acaba de invertir en la start-up Recovo, y LVMH ha apoyado la fundación de Nona Source desde el principio: ambas son plataformas de venta de retales de tela en diversas cantidades. Otras soluciones como Moreloop o Upcybom se crearon con el objetivo de gestionar los residuos en la fase de producción, incluyendo un espíritu comunitario y algunas buenas herramientas de IA. Los tintes, los componentes y los numerosos pasos del proceso de abastecimiento son el núcleo de la economía circular; por tanto, las soluciones digitales para mejorar nuestras prácticas de abastecimiento son inevitables.

Al principio: la trazabilidad de los hilos

De "Made in" a "Remade in

Made in" a "Remade in" trata de la circularidad de la producción. Los fabricantes o remanufacturadores de tejidos tienen la oportunidad de construir una red circular completa para los tejidos. Precisamente por eso se iniciaron Spinnova, el Proyecto Nuevo Algodón u otros compromisos industriales como Renaissance Textile o las inversiones de Eastman y Loop Industries en Francia.

T-REX (Textile Recycling Excellence) es también un proyecto experimental apoyado por la Unión Europea y dirigido por doce agentes clave de toda la cadena de valor (entre ellos Adidas, Infinited Fiber Company, Fashion for Good, Veolia). Los residuos domésticos se recogen y clasifican para describir todo el proceso de reciclado de poliéster, poliamida y materiales celulósicos en nuevas prendas. De este modo, se identificarán modelos empresariales sostenibles y económicos para toda la cadena de suministro.

Objetivo: mejorar la circulación a nivel de marca

La industria de la moda también se pregunta cómo mejorar el ciclo a nivel de marca. Algunas marcas han decidido arremangarse internamente y trabajar con plataformas SaaS para la logística del alquiler. Picture, Decathlon, Go Sport y Oakley ya las utilizan para mejorar sus sistemas de bucle corto D-to-C. Sporteed, Barroders o Everide, que lideran el mercado en Europa, ofrecen un número creciente de compras de segunda mano C-to-C (de la cuna a la cuna). Everide va aún más lejos al patrocinar la primera aventura de equipos de segunda mano para el proyecto de baja huella de carbono de los hermanos Ladevant. Sealocker, por ejemplo -el portal de Internet que alquila tablas de surf- ha ganado recientemente un premio a la innovación en la Cumbre del Surf EuroSIMA 2022. Y Akewatu, con su modelo de mercado mixto para productos de surf nuevos y usados, es una joya a seguir.

Los límites del reciclado

Para no sobrevalorar la economía circular y el reciclaje, también debemos ser conscientes de los límites y estar dispuestos a superarlos. Por ejemplo, en relación con el problema del reciclado de fibras en fibras, el problema del estiramiento de fibras mixtas y el problema de la dependencia de fuentes de hidrocarburos, reciclados o no. La eliminación de los residuos plásticos es sin duda un problema que habrá que resolver en los próximos diez años, según la legislación francesa AGEC. Por último, el reciclaje no debe ser una coartada. Como dice Claudia Richarson, responsable de innovación de materiales de All Birds: "Necesitamos una mentalidad de progreso, no de perfección".

Hay que resolver el problema de la eliminación de los residuos plásticos

En resumen, el aprovisionamiento es lo que más repercute en la cadena de valor, por lo que la gestión de los recursos debe formar parte de un objetivo más amplio. No puede haber un mercado libre de alto rendimiento sin un liderazgo fuerte y sobriedad de por medio. Cualquier actuación requiere trabajo en equipo dentro de un equipo, con una marca o un proveedor, todos ellos son necesarios para una contratación sostenible. Así que ¡hagámoslas valiosas!

Share article
Author:
Aude Penouty
Topics in this article