INTERVIEW | 10/08/2023

"En algún momento, la caja de la fuerza mental está vacía".

Sebastian Kienle
Triathlete Sebastian Kienle during running training in Spain.
Author:
Sebastián Taprogge

El triatlón no es solo una competición contra el reloj, sino también una intensa batalla con la propia mente. Sebastian Kienle, campeón del Ironman Hawai 2014, comparte su odisea personal por el mundo del triatlón y el papel indispensable de la fortaleza mental. Descubra cómo una mente fuerte puede marcar la diferencia entre la victoria y la derrota, y qué secretos íntimos revela Kienle tras más de dos décadas en el deporte de élite. Sumérjase en el mundo de los triatletas y aprenda cómo el poder mental puede superar incluso los límites más difíciles.

La fuerza mental es la clave del éxito

Genéticamente, puedes ser el atleta perfecto. Pero si no sabes utilizar ese talento, no tienes ninguna posibilidad. En mi carrera he visto a muchos atletas que eran físicamente más fuertes. Aun así, no llegaron al éxito porque a menudo les faltaba la fuerza mental. El cuerpo es como un coche. Se queda ahí y parece bueno a primera vista. La fuerza mental puede ser solo un pequeño aspecto, pero es la llave de contacto. Si no puedes arrancar el coche, al final no ganas nada. Para mí, el valor de la fuerza mental reside en ver los problemas como oportunidades. En cierto modo te mientes a ti mismo sin reconocer que es mentira. La cabeza dice en la carrera que hay que parar porque es demasiado. Entonces es el arte de dirigir estos pensamientos al efecto de que este es el punto decisivo en la carrera por el que entraste en la carrera en primer lugar. Ese es el verdadero reto en una carrera, es cuando se marca la diferencia. Si hay poco viento y el agua está plana, no puedes demostrar que eres un buen navegante. Solo cuando las olas son muy altas y hay tormenta tienes la oportunidad de demostrar que eres mejor. No siempre he podido hacerlo en mi carrera. Solo sabes lo que es la fortaleza mental cuando has experimentado debilidades. La cabeza juega un papel importante en este deporte, para mí el decisivo.

El cuerpo está cansado, la mente vacía

Mi cuerpo y mi mente se preparan poco a poco para poner fin a la carrera deportiva. Mientras que al cuerpo se le exige muchísimo casi a diario en los entrenamientos y las competiciones, la mente se ve especialmente desafiada en situaciones difíciles. Lesiones prolongadas que duran muchas semanas y meses, además de años de dolor. Entonces se hace cada vez más difícil decirte a ti mismo que todavía lo tienes. Eso te cansa mentalmente y hay muchas cosas que te cansan mentalmente. Al final del año, se acabó.

"Una vez que has estado al límite, tienes miedo".

En este deporte, a veces una cierta inexperiencia puede incluso ayudar, sobre todo al principio de la carrera. Si no sabes que viene el muro, no frenas. Si una vez te has puesto al límite en serio, es más probable que tengas miedo de volver a llegar ahí. Yo lo he hecho varias veces y tiende a asustarte más que a hacerte sentir bien. Por eso también pude ir mucho más bajo en mis primeras carreras de larga distancia que años después. Tiendes a aprender a gestionar ese estado y es un gran reto mental. Mi olla de fuerza mental se vacía muy lentamente.

Experiencias físicas límite: "En algún momento la caja está vacía".

En mi primer triatlón de larga distancia, en el Challenge de Roth, fui el primer novato en terminar por debajo de las ocho horas. Fue una experiencia conmovedora que me hizo llorar durante mucho tiempo. Me desmayé inmediatamente después de la carrera. Aunque me sentí mejor horas después, apenas pude moverme durante las tres semanas siguientes. No era posible entrenar, mi cuerpo y mi cabeza me lo impedían. Dormía como máximo una hora y media al día. De camino a una cita, tuve que parar porque estaba sufriendo un ataque de nervios. Me senté en el coche y me puse a llorar. Ahí estaba mi primer trastorno de estrés postraumático, que significa límite. No me desanimó, sobre todo porque estaba preparado para ello. Para muchos deportistas, es la prueba de poder exigir al cuerpo con una voluntad irrefrenable algo que de otro modo no habría podido hacer. Sin embargo, no creo que se crezca mentalmente con estas situaciones. Es como una caja de cerillas que acaba por agotarse. En cambio, de las situaciones inesperadas que suceden, pero que no van de la mano del límite físico es de las que se crece.

Alimentar las visualizaciones y las voces interiores

Las voces interiores te acompañan cada día. No has entrenado lo suficiente o lo suficiente. Crees que los demás invierten más y no ves lo cerca que estás de tu límite. ¿Por qué? Porque no consigues bloquear todo lo demás y fijarte en lo que hacen los demás o en lo que tú mismo ya has hecho en el pasado. Entonces, por lo general, siempre crees que estás demasiado gordo. Pero durante una carrera estas voces interiores también ayudan. Tengo diferentes guiones, muchos están relacionados con la técnica. Hay un globo colgado del cuello que me tira hacia arriba, mi pie es un patinete a pedales y mi cadera funciona como un Segway, te inclinas hacia delante y cada vez vas más rápido. Si mantienes el cerebro ocupado, no entra nada negativo.

Infierno de calor hawaiano

El primer obstáculo te espera incluso antes de subirte al avión, sobre todo si es la primera vez que compites en el Ironman de Hawai. Lees y oyes hablar tanto de esta carrera que desarrollas un gran respeto. Ese es el mito de Hawai. No creo que sea el triatlón más duro, pero sí el más rápido y con el mejor plantel de participantes del ámbito profesional. Eso también lo convierte en el triatlón más difícil de ganar.

Luego, en algún momento, llegas a Hawai completamente cansado y te golpea un aire extremadamente cálido y húmedo. En la primera sesión de entrenamiento tienes entre 15 y 20 pulsaciones más en el reloj y te sientes totalmente inseguro. Todo te parece más pesado y crees que los espíritus de la isla conspiran contra ti. En la carrera hay varias adversidades que pueden desanimarte. Muchos atletas se asustan durante la natación. La inmensidad del océano, los numerosos participantes a tu alrededor, pueden crear pánico. En el recorrido en bicicleta, los últimos 35 kilómetros hasta Senic Point pueden jugar un papel clave. Aquí se siente realmente el calor por primera vez y no hay que cometer el error de pensar en el maratón de después. Varios obstáculos acechan en el recorrido. Uno es la autopista Queen Ka'Ahumanu. Tiene 6 carriles y se ve increíblemente lejos. No puedes levantar la cabeza y mirar a lo lejos, porque te sientes increíblemente lento. Y por último, este calor brutal. La temperatura del núcleo corporal puede acercarse a los 40 grados centígrados, lo que pone en peligro la vida y, en caso de duda, el cuerpo lo desconecta todo. Mentalmente, eso es increíblemente duro, porque simplemente no puedes tener pensamientos fríos. Una vez que estás sobrecalentado, tienes que cortar mucha energía. Siempre estuve en esta fase en Hawai.

Un espíritu fuerte necesita libertad

Por un lado, durante tu carrera a menudo deseas tener un trabajo normal en el que las posibilidades de fracaso y las consecuencias no sean tan grandes. Yo dejé mis estudios por el deporte de competición y puse todos los huevos en la misma cesta. A ese nivel tampoco puedes asegurarte contra la incapacidad laboral. Así que siempre existe el peligro de que, de repente, todo se acabe. Por otro lado, el grado de libertad me ha mantenido en este deporte durante 30 años. Sin duda, me llevaré conmigo el principio del rendimiento en mi futura carrera. Y, por supuesto, la actitud mental. Siempre me dedicaré a las cosas nuevas al 100%, para mí no existe el medio gas. Y siempre tengo que tomar las riendas yo mismo. No se puede renunciar a esta responsabilidad personal.

Share article
Author:
Sebastián Taprogge
Topics in this article