OutDoor // 05/31/2023

Maldición y bendición: cómo el turismo al aire libre lucha contra sus inconvenientes

Image credit: vildmarkscamping
Author:
Alfred Harke

El estilo de vida al aire libre camina sobre una fina línea. Por un lado: ocio saludable, experiencias fascinantes en la naturaleza, creación de valor social. Por otro: cambio climático, destrucción del paisaje, turismo excesivo. Deportistas, asociaciones, destinos, proveedores de viajes y proveedores se posicionan claramente en esta dicotomía. La sostenibilidad es la megatendencia en las actividades al aire libre, con soluciones a veces sorprendentes.

70 años después de la primera ascensión, el Everest espera un nuevo año récord en 2023. Se calcula que el gobierno nepalí expedirá hasta 500 permisos para la ascensión. Muchos alpinistas siguen con horror la procesión de escaladores, que compran una expedición con todo incluido al pico más alto del planeta a partir de unos 50.000 dólares. También en Europa el turismo al aire libre es a veces poco individual y en armonía con la naturaleza. Por ejemplo, cuando el atasco de campistas y autocaravanas en la carretera hacia el Cabo Norte en pleno verano nórdico se asemeja a la hora punta de una gran ciudad. O cuando los autoproclamados influencers asedian los estanques sobre el Königssee, que fueron publicitados como piscinas infinitas naturales y ahora están cerrados. O cuando los llamados turistas vikingos se dejan llevar con cómoda pensión completa en cruceros a los amenazados hielos perpetuos de las regiones polares o a islas solitarias, contribuyendo así significativamente al cambio climático.

Entre el turismo excesivo y la "convivencia con la naturaleza

Es cierto que se trata de extremos por los que la verdadera comunidad de aficionados a las actividades al aire libre no siente ninguna simpatía. Pero incluso cada excursión poco espectacular, viaje de fin de semana o vacaciones en la naturaleza deja una huella. La campeona olímpica de biatlón Laura Dahlmeier se enfrenta abiertamente a este dilema. En una entrevista con WELT, la popular protagonista de la escena outdoor confiesa: "Si digo que quiero dejar la naturaleza completamente como está, entonces puede que no entre en ella. Pero, ¿es eso lo que queremos? En realidad, no. Al fin y al cabo, la naturaleza nos da mucho. Al fin y al cabo, lo que queremos es vivir con la naturaleza y no unos al lado de otros". La pregunta crucial para ella es: ¿cuánto uso está bien? Aquí aboga por el control. "Las zonas que ya se han empezado a utilizar deberían poder seguir utilizándose y, al mismo tiempo, habría que declarar una especie de derechos adquiridos para las zonas que aún no se han utilizado.

La felicidad de los escandinavos está en la naturaleza

Los habitantes de los países nórdicos mantienen tradicionalmente una estrecha relación con la naturaleza. La filosofía de vivir felizmente con y en la naturaleza está profundamente arraigada en el alma de los habitantes de Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca. Sus tradiciones de "Friluftliv" (vida al aire libre) y "Allemänsrätt" (derecho de todos) conforman una cultura de la naturaleza que es la base de los primeros puestos que ocupan regularmente en el índice de felicidad mundial.

Contrarrestar la creciente presión de la recuperación

Mucho tiene que pasar para que los más bien relajados suecos discutan críticamente el futuro de su Allemänsrätt, consagrado incluso en la Ley Fundamental. Katrin Steverding lo sabe muy bien. Como jefa de operaciones, gestiona la reserva natural de Glaskogen. Este paraje paradisíaco se acerca bastante a la imagen ideal de la naturaleza nórdica: colinas, rocas y lagos, bosques ricos en vida salvaje y una fauna diversa en tres zonas climáticas. Pero la presión recreativa está creciendo en exceso. Junto con el gobierno regional de Värmland, la Fundación Glaskogen aborda el problema científicamente. Se miden los flujos y el comportamiento de los visitantes o la basura de los huéspedes y su impacto en la naturaleza, para luego tomar medidas de sostenibilidad duradera.

No todo el mundo tiene en cuenta la naturaleza

Steverding, experta en turismo de Alemania, y su equipo quieren asegurarse de que la reserva natural pueda seguir sirviendo en el futuro para que la gente se recree y disfrute de la naturaleza: senderismo, natación, piragüismo, ciclismo, pesca, acampada. Por lo demás, se aplica la regla de la razón del Allemänsrätt: no perturbar ni destruir la naturaleza. Lo que antes funcionaba sin problemas con mucho paisaje y relativamente pocos visitantes, y sigue sin ser un problema la mayor parte del año, alcanza sus límites en los meses vacacionales de julio y agosto. El Glaskogen, como paisaje único, atrae a veraneantes ávidos de aventuras de Suecia, Europa y todo el mundo. Además de los muchos aficionados sensatos a las actividades al aire libre, hay una minoría especialmente problemática que muestra poca consideración.

Algunos grupos de piragüistas hacen fiestas en las islas y dejan tras de sí basura y excrementos. Los aficionados al bushcraft talan árboles para hacer campamentos nocturnos o balsas y transportan rocas entre sí. Los todoterreno motorizados surcan la naturaleza. Los campistas aparcan en los caminos y en el bosque. Una molestia adicional: muchos huéspedes no compran la Glaskogencard, que es obligatoria para acceder y cuyos beneficios se destinan al mantenimiento y conservación de la reserva natural. Al gestor del parque también le gustaría ver una mayor participación financiera de los operadores turísticos, que al fin y al cabo se benefician de la belleza del destino. En cualquier caso, Katrin Steverding y su equipo luchan por la existencia de la reserva natural, con educación, controles limitados y pronto quizá también con otras restricciones necesarias.

Glaskogen

En Glaskogen tiene una superficie de 28.000 hectáreas. Es la mayor reserva natural de Värmland e incluye bosques y unos 80 lagos. Se fundó en 1970 y está destinada expresamente al friluftliv, o recreo. La red de senderos para practicar senderismo y ciclismo tiene 300 kilómetros. Los recorridos en canoa se designan en unos 150 kilómetros de senderos. En el centro del parque, en Lenungshammar, hay un idílico camping natural y una zona para autocaravanas. También se puede llegar a Glaskogen en transporte público.

Slow Travel - Consistentemente hacia la sostenibilidad

Al igual que la Fundación Glaskogen limita el turismo excesivo, el sector escandinavo de las actividades al aire libre avanza constantemente hacia la sostenibilidad. En todos los países hay ahora etiquetas verdes con especificaciones estrictas que sólo se conceden tras un examen minucioso y permiten a los turistas decidir conscientemente a favor de ofertas sostenibles.

  • Nature's Best es un certificado para viajes éticos de alta calidad por la naturaleza en Suecia. Ha sido desarrollado por asociaciones de viajes, propietarios de tierras, asociaciones de conservación de la naturaleza, organizaciones sin ánimo de lucro, autoridades, empresas turísticas e instituciones. La región de Suecia Occidental tiene su propia iniciativa ejemplar de sostenibilidad.
  • Finlandia, por ejemplo, ha definido tres criterios básicos para seguir desarrollando el turismo en la región de Helsinki, los 1000 lagos, el archipiélago y Laponia: Proteger el clima y la naturaleza, preservar respetuosamente el patrimonio cultural y apoyar la economía local.
  • Noruega está iniciando un proceso de revisión y mejora continuas con la etiqueta nacional para sus espectaculares destinos. Por supuesto, los campeones mundiales de la e-movilidad también juegan la carta de los viajes sostenibles, desde los coches eléctricos a los transbordadores híbridos, pasando por el ferrocarril. Algunas líneas ferroviarias figuran entre las más espectaculares de Europa y ya convierten el viaje a la naturaleza en una relajante experiencia. Una de las más destacadas es el ferrocarril de Rauma hasta el famoso pueblo de los fiordos de Åndalsnes. Este punto neurálgico del montañismo es el punto de partida de excursiones -incluida la legendaria cresta montañosa de Romsdalseggen- y caminatas por la ruta paisajística Geiranger-Trollstigen, así como de actividades de esquí en invierno.
  • En Dinamarca, la capital de las actividades al aire libre, Silkeborg, demuestra cómo la naturaleza como recurso puede reforzar el bienestar y el crecimiento de toda una comunidad. El ambicioso modelo de Silkeborg implica a todas las partes interesadas en un modelo único de 360 grados. Participan más de 175 iniciativas locales. La naturaleza se incluye en todos los aspectos de la vida y a todos los niveles para mejorar el bienestar físico, mental y social de los ciudadanos.

Proyectos ecológicos en toda Europa

Escandinavia parece ser un punto caliente para las estrategias de sostenibilidad, pero el desarrollo de proyectos ecológicos al aire libre lleva mucho tiempo avanzando por toda Europa. He aquí algunos ejemplos:

  1. La región alpina necesita la creación de valor turístico para su supervivencia económica, pero al mismo tiempo gime bajo la pesada carga que supone para la naturaleza, el paisaje y la comunidad social. Iniciativas como la Comunidad de pueblos de montaña. Este sello existe desde hace 15 años. En lugar del turismo de masas, los pueblos se apuntan el tanto del turismo suave, el confort sencillo y con los pies en la tierra, los viajes en tren sin problemas y, sobre todo, el ocio relajante en una naturaleza grandiosa. Exactamente lo que buscan muchos urbanitas estresados.
  2. La movilidad suave como aspecto de la sostenibilidad es el lema de 19 centros turísticos del arco alpino en Alemania, Austria, Italia, Eslovenia y Suiza. En las "Perlas alpinas"los veraneantes pueden prescindir del coche. Las conocidas estaciones deportivas de invierno y verano se alternan con pequeños destinos donde las vacaciones activas y orientadas a la naturaleza al aire libre en el fresco aire de la montaña son tan posibles como el relajante bienestar.
  3. Si hay un epítome del turismo de masas en el Mediterráneo, ése es sin duda Mallorca. Pero la isla tiene el objetivo de convertirse en región ecoturística, apoyada por la UE con 55 millones de euros de financiación para la protección del clima. La ley de turismo del gobierno balear persigue ofertas turísticas de mayor calidad, mayor eficiencia energética y reducción de CO2 en los hoteles, economía circular, así como sostenibilidad social para los empleados del sector vacacional. El ecoturismo en el paraíso natural de Mallorca se convertirá en un ejemplo para toda España. Ya sea en las costas, en la Sierra de Tramuntana o en las llanuras centrales, Mallorca se centra en los retos deportivos para senderistas y ciclistas y en sus bellos paisajes, que deben explorarse en armonía con la naturaleza.

OutDoor de ISPO bajo el lema de la sostenibilidad

No sólo los destinos turísticos se han comprometido a vivir de forma responsable en y con la naturaleza, sino también numerosas marcas de la industria del deporte y las actividades al aire libre. Desde hace años, el OutDoor by ISPO muestra desde hace años el compromiso del sector. La feria de este año volverá a centrarse en el cambio hacia una economía circular y una producción sostenible. Los ejemplos los aportarán, entre otros, los miembros del Grupo Escandinavo de Outdoor con muchas marcas conocidas en el Scandinavian Village.

Share article
Author:
Alfred Harke
Topics in this article