Find the Balance: Encontrar el equilibrio // 08/22/2022

¿Feliz sin pastillas? Terapias deportivas contra las enfermedades mentales

Image credit: Unsplash/Altin Ferreira
Author:
Martin Jahns

El deporte no sólo previene la enfermedad, sino que ahora también se utiliza en la terapia de enfermedades mentales como la depresión, los trastornos de ansiedad o la esquizofrenia. ¿En qué medida puede ayudar el deporte? ¿Sólo aumenta el bienestar o puede incluso sustituir a la medicación?

Las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son preocupantes: según su informe sobre salud mental publicado en junio de 2022, casi mil millones de personas en el mundo viven con una enfermedad mental, es decir, casi una de cada ocho personas en el mundo.

En Alemania, según la Sociedad Alemana de Psiquiatría y Psicoterapia, Psicosomática y Neurología (DGPPN), incluso más de uno de cada cuatro adultos cumple los criterios de una enfermedad mental en el transcurso de un año. Entre los más comunes están los trastornos de ansiedad, la depresión o los trastornos causados por el consumo de alcohol o medicamentos.

Se trata de una enorme carga, en primer lugar para los enfermos, pero también para la sociedad y el sistema sanitario.

Terapias de ejecución contra la depresión

No es ningún secreto que el ejercicio regular y el deporte no sólo ayudan a prevenir enfermedades de la civilización como los trastornos cardiovasculares, la diabetes, los procesos coronarios graves o incluso las enfermedades mentales. Sin embargo, es menos conocido el éxito que tiene el deporte en la terapia.

Correr en el bosque y trotar contra la depresión: ¿no nos estamos adentrando en peligrosas aguas homeopáticas? Al contrario: cada vez son más las consultas y los terapeutas que ofrecen terapias de carrera. Numerosos estudios demuestran que los deportes de resistencia como el footing, la marcha o el ciclismo son especialmente adecuados para tratar la depresión leve. Aumentan el nivel de la hormona de la recompensa, la serotonina, reducen la liberación de las hormonas del estrés y, por tanto, proporcionan una mayor sensación de bienestar.

"Mientras corren, los pacientes se dan cuenta de que pueden lograr cosas por sí mismos. Durante las ocho semanas que pasan en el bosque, suelen mostrar una mayor mejoría de los síntomas que después de muchas sesiones en la consulta del médico", afirma Diana Stöckel, psicoterapeuta psicológica y entrenada para correr: "Estas personas dan cada paso por sí mismas. Así que no pueden ser tan malos como creen".

Especialmente en grupo, la terapia de carrera es un apoyo adecuado en el tratamiento de la depresión y la ansiedad, subraya una portavoz de la Fundación Alemana de Ayuda a la Depresión: "La cita regular da estructura y actúa contra la desgana. Además, la comunidad tiene un efecto fortalecedor".

Todo despejado para los que hacen footing: otros deportes como la natación, el baile o el yoga también pueden ayudar a sobrellevar la depresión leve o moderada con el plan de entrenamiento adecuado. Un estudio noruego llegó incluso a la conclusión de que las artes marciales de Asia Oriental tenían un mejor efecto que el entrenamiento en el entrenador de casa. En este caso se aplica lo siguiente: cuanto más satisfactorio se perciba subjetivamente el deporte, mejor.

El entrenamiento de resistencia es tan eficaz como la farmacoterapia o la psicoterapia

Los estudios lo demuestran: Funciona. Según la Sociedad Suiza de Psiquiatría y Psicoterapia del Deporte, el entrenamiento de resistencia de 40 a 60 minutos 3 veces por semana durante al menos 10 semanas ha demostrado incluso ser tan eficaz como la farmacoterapia o la psicoterapia para la depresión leve o moderada.

Un equipo de investigación australiano recomienda al menos tres sesiones de entrenamiento a la semana de 30 minutos cada una a una intensidad entre moderada y alta durante al menos ocho semanas.

Incluso en el tratamiento hospitalario de la depresión, el entrenamiento de resistencia varias veces a la semana es útil como terapia complementaria y muestra un "efecto positivo significativo sobre los síntomas depresivos".

Incluso en el tratamiento de la esquizofrenia, que a menudo tiene su origen en una edad temprana, el deporte puede hacer maravillas: En un metaestudio, la Sociedad Europea de Psiquiatría (CEPOL) ha demostrado una reducción de los síntomas psicopatológicos de la esquizofrenia con el ejercicio regular de intensidad moderada a alta durante al menos 90 minutos a la semana. Según la EPA, al menos 150 minutos de ejercicio aeróbico a la semana con una identidad de moderada a alta son eficaces para el tratamiento terapéutico de los pacientes con esquizofrenia.

El deporte no sustituye a la medicación ni a la terapia

Las ventajas de la terapia deportiva y de ejercicio son evidentes: no sólo suele ser más barata que la medicación, que es cara en investigación y producción. Además, el entrenamiento coordinado médicamente puede contrarrestar los efectos secundarios del tratamiento farmacológico; por ejemplo, compensar el aumento de peso causado por los antidepresivos. Además, los psicólogos sospechan de un efecto positivo de la sensación de autocontrol y poder tras superar el cerdo interior.

Y: el deporte como actividad ofrece una distracción muy necesaria de los síntomas y los patrones de pensamiento autodestructivos. Si los depresivos son dolorosamente conscientes de su enfermedad cada vez que se tragan una pastilla, el deporte puede ser terapia y realización al mismo tiempo.

Entonces, ¿habrá que recetar zapatillas para correr en lugar de medicamentos en el futuro? No es tan sencillo. "Es peligroso pensar que el deporte puede sustituir a la medicación o a la terapia", advierte Ulrich Hegerl, Presidente de la Junta Directiva de la Fundación Alemana de Ayuda a la Depresión. Más bien, el ejercicio debe ser un complemento del tratamiento.

Cuando los médicos se convierten en entrenadores de fitness

Porque el deporte como terapia no funciona igual para todos. Y: dependiendo de la condición física, incluso la terapia deportiva no está exenta de efectos secundarios. "Si tengo una hipertensión grave o un trastorno alimentario, el deporte también puede tener consecuencias negativas", afirma el profesor Andreas Ströhle, jefe de psiquiatría del hospital Charité de Berlín.

Por lo tanto, es aún más importante que los pacientes no dejen de tomar la medicación de forma arbitraria y busquen su salvación corriendo solos por el bosque. En cambio, es importante discutir las posibilidades de la terapia deportiva con el médico o terapeuta que trata al paciente y así crear un programa deportivo supervisado por un médico.

Lo que es una oportunidad para los pacientes es un nuevo reto para los profesionales sanitarios. "No basta con decir a los pacientes: 'Debes hacer ejercicio para tratar tu enfermedad'", explica la doctora en medicina deportiva estadounidense Anne K. Swisher, de la Universidad de Virginia Occidental: "Eso sería como decirle a un paciente que 'sólo tome unas pastillas'; ningún médico serio haría eso".

En la práctica, esto supone un difícil equilibrio para los médicos y terapeutas, que de repente también tienen que crear ejercicios y sesiones de entrenamiento o gestión de la formación. Y ello a pesar del ya fatal atasco en la atención de las enfermedades mentales.

¿Con la depresión al fisioterapeuta en el futuro?

En Baviera, los médicos interesados en correr se han puesto manos a la obra y han creado iniciativas locales de running para los pacientes.

En toda Alemania, un consorcio de compañías de seguros de salud e instituciones de investigación está investigando la forma de cerrar la brecha de la atención psicológica en Alemania a través de los terapeutas deportivos. En los cursos de formación, los científicos del deporte y los fisioterapeutas se preparan para ser algo más que entrenadores de los pacientes con depresión.

"Esto prepara a los terapeutas de forma óptima para atender a los pacientes. Por ejemplo, hablándoles de lo que esperan de la terapia y de cómo pueden alcanzar ese objetivo", explica el Dr. Andreas Heißel, de la Universidad de Potsdam, que ha codesarrollado la formación. El personal de la terapia también se beneficiaría de la sensibilización: "Es importante que reconozcan y reflexionen sobre sus propias pautas de trato. Esto no sólo los hace mejores, sino también más satisfechos. Nos sorprende lo mucho que los terapeutas aceptan la oferta, se abren y se implican".

Boletín editorial de ISPO
Where the outdoor industry itself will go on a voyage of discovery in 2018.
La valentía de asumir riesgos, de lanzarse a la aventura o simplemente de explorar nuevos caminos: En nuestro boletín editorial ISPO - Perspectivas del Deporte y el Aire Libre le mostramos una vez al mes interesantes perspectivas del mundo del deporte. ¡Suscríbase ahora!

Para los enfermos mentales, iniciativas como ésta son sobre todo una cosa: ¡una buena noticia! Las personas que sufren una depresión leve o moderada tienen otra perspectiva de recuperación en las ofertas de terapia deportiva. Correr por sí solo no es una panacea, pero puede proporcionar valiosos servicios tanto de prevención como de terapia. Las personas con depresión severa siguen dependiendo del tratamiento convencional, pero se benefician de las capacidades liberadas por el deporte.

Una cosa es cierta: ya sea terapia deportiva, medicación, psicoterapia o una combinación de todas ellas, quienes se han decidido por el tratamiento ya han dado el paso más importante.

Share article
Author:
Martin Jahns
Topics in this article