Encontrar el equilibrio // 10/27/2023

Neuroatletismo: ¿cambio de juego o entrenamiento con placebo?

Image credit: Hal Gatewood/unsplash
Author:
Sebastián Taprogge

Este método especial de entrenamiento se centra en el sistema nervioso y su objetivo no es solo aumentar el rendimiento, sino también garantizar una rehabilitación más rápida tras las lesiones o prevenirlas. Pero, ¿hasta qué punto es realmente eficaz la neuroatletismo? ¿Cambia las reglas del juego en el deporte de élite o es más bien un engaño en la teoría del entrenamiento?

Nos gusta recordar los Campeonatos de Europa de agosto de 2022, cuando Gina Lückenkemper se proclamó campeona de Europa en 10,99 segundos. Cualquiera que estuviera presente en el Estadio Olímpico de Múnich en aquel momento puede considerarse afortunado. Fue una experiencia especial y una carrera fenomenal de la reina del atletismo alemán. En los últimos ocho pasos, Lückenkemper recortó 1,5 metros a la suiza Mujinga Kambundji, que hasta entonces iba en cabeza, y finalmente la adelantó en una foto finish. Ante su público, Gina Lückenkemper cumplió con creces y demostró nervios de acero. Lo que coloquialmente significa un estado mental también puede interpretarse de otra manera en el caso de esta joven de 26 años. Gina ha estado practicando neuroatletismo Lars Lienhard le enseñó a hacerlo.

Pioneer busca la actualización de software adecuada

Durante más de diez años, el científico deportivo Lienhard ha estudiado intensamente las conexiones e interacciones entre el cerebro y los movimientos. El resultado es una forma específica de entrenamiento cerebral y nervioso. Él lo llama neuroatletismo. Lienhard está considerado un pionero en este campo en este país. Cada vez son más los deportistas que confían en él, como el as del tenis Alexander Zverev, el futbolista Serge Gnabry o Gina Lückenkemper.

La neuroatletismo tiene su origen en Estados Unidos. Allí el tema lleva varias décadas en el candelero. El Dr. Eric Cobb fue quien realmente lo puso en marcha a principios de la década de 2000. El quiropráctico estadounidense fue el primero en integrar los descubrimientos de la neurología funcional en el entrenamiento atlético clásico y desarrollar así nuevos métodos de entrenamiento. A partir de entonces, numerosos atletas estadounidenses confiaron en su método. La estrella de la NBA LeBron James también tuvo a un neurodoctor a su lado durante su etapa en los Miami Heat (2010-2014). Eric Cobb también transmite sus conocimientos en cursos de entrenamiento; uno de sus primeros alumnos fue Lars Lienhard. "Según la teoría clásica del movimiento, la fuerza es un atributo físico y su control nervioso central solo desempeña un papel subordinado. Pero eso no es cierto, porque los músculos solo realizan los patrones de movimiento que el cerebro les ordena", dice Lienhard. Por eso el contenido central de la neuroatletismo radica en observar el cerebro. El planteamiento: ¿Cómo se puede modificar o influir de forma selectiva en el control cerebral, por ejemplo, mediante información de calidad suficiente procedente de los órganos sensoriales? Lienhard quiere saber dónde está el problema en el "software" del cerebro y cómo puede ser una actualización individual. Pero, ¿funciona realmente?

Los nervios pueden entrenarse

En el Instituto de Movimiento y Neurociencia de la Universidad Alemana del Deporte de Colonia, la Dra. Vera Abeln investiga cómo afecta el movimiento al cerebro. En sus investigaciones, la Dra. Abeln se interesa sobre todo por cómo puede utilizarse el movimiento para influir positivamente en el cerebro. Las influencias negativas en nuestro cerebro debidas a la falta de movimiento también son aspectos de su investigación. "El cerebro es muy inteligente. Cuando algo se utiliza más o adquiere más importancia, nuestro cerebro se adapta a largo plazo. Los cambios plásticos conducen entonces a que los procesos funcionen de forma más económica o más eficaz", afirma la científica del deporte. Los nervios también se pueden entrenar. "Pueden desarrollarse nuevas células nerviosas o conexiones neuronales entre células, la llamada neurogénesis. La velocidad de transmisión o la cantidad de sustancias mensajeras que transmiten señales también pueden optimizarse mediante un entrenamiento frecuente", afirma el Dr. Abeln.

La neuroatletismo también ha llegado al fútbol

El exfutbolista profesional Jan-Ingwer Callsen-Bracker lo ha experimentado de primera mano. El defensa central fue el primero en practicar neuroatletismo en la Bundesliga. Después del entrenamiento del equipo, realizaba regularmente una sesión extra en el FC Augsburg. Entrenamiento ocular, entrenamiento del equilibrio, estiramiento de los nervios. Al principio, sus compañeros le miraban con escepticismo. Más tarde, cada vez eran más los que ponían los ojos en blanco junto con Callsen-Bracker. "Tuve patrones de compensación durante mucho tiempo tras una lesión al principio de mi carrera, que me provocó problemas musculares recurrentes. El contacto con el entrenamiento neurocentrado fue entonces un punto de inflexión para mí. Me hizo más fuerte, más flexible y sin dolor. Mi rendimiento ha mejorado notablemente gracias al aumento de la calidad de mis movimientos", afirma Callsen-Bracker. Tras su carrera en activo, Callsen-Bracker se sumergió por completo en el tema y continuó su formación en el campo de la neuroatletismo. Mientras tanto, se ocupa de este campo como experto en la Federación Alemana de Fútbol, asesorando y entrenando a las selecciones nacionales A y U de Alemania.

La investigación científica va hacia cero

La situación de los estudios sobre neuroatletismo es casi inexistente y todavía no existen fundamentos basados en pruebas en los que basar la neuroatletismo. Por un lado, esto se debe a que el término acuñado por Lienhard es todavía relativamente joven. Por otro lado, hay aspectos de la neuroatletismo que ya existen en otras formas de entrenamiento o que se denominan con otros términos, como control de la conciencia, atención visual o habilidades de anticipación. La Dra. Vera Abeln sabe por qué la investigación en este campo va tan retrasada: "Para poder hacer afirmaciones válidas sobre los efectos de la neuroatletismo, habría que observar los procesos que provocan cambios en el cerebro durante un movimiento. Esto es prácticamente imposible con una resonancia magnética debido a los artefactos del movimiento en el deporte, y sólo es posible hasta cierto punto con el EEG. Además, la metodología requiere un gran número de repeticiones en condiciones casi idénticas. En conjunto, estas son las razones por las que actualmente casi no existe una base de datos válida. Sin embargo, es un hecho que toda práctica intensiva también provoca cambios plásticos en el cerebro y los procesos se optimizan. Por lo tanto, no hay nada fundamentalmente erróneo en este concepto". Así pues, la pregunta de qué efectos comprobables tiene la neuroatletismo en los deportistas no puede -todavía- responderse.

No hay formación improvisada, los expertos son esenciales

La neuroatletismo se utiliza cada vez más en rehabilitación y terapia. En el deporte profesional, a menudo se trata de afinar, de sacar un poco "más" de rendimiento, de establecer nuevos impulsos o de aliviar dolores y problemas derivados de lesiones. Mientras cada vez más deportistas de élite informen de sus efectos positivos y cada vez más asociaciones y clubes se abran a la neuroatletismo, Lars Lienhard no parece equivocarse con su concepto. Sin embargo, también está claro que la neuroatletismo requiere una anamnesis individual y una recomendación específica. No se trata de un entrenamiento improvisado, sino que es indispensable contar con expertos y con un apoyo intensivo y continuo. La Dra. Vera Abeln puede imaginar que hay efectos -aplicados incorrectamente- en los que la neuroatletismo no es eficaz. "Tomemos por ejemplo el miedo a volver a lesionarse. Esto puede provocar tensión en el músculo, lo que no favorece el movimiento o incluso lo dificulta. La neuroatletismo consiste entonces en tratar estos estados de ansiedad e influir en la dirección de la conciencia. Pero me imagino que también funciona a la inversa. Si trabajo conscientemente con alguien en la captación de información y la evaluación de situaciones, es posible agravar o despertar algo que antes no estaba ahí", sospecha el Dr. Abeln.

El próximo verano se celebrarán en París los Juegos Olímpicos de Verano. Allí, Gina Lückenkemper quiere volver a demostrar que no solo tiene nervios de acero, sino también unas piernas rapidísimas. Su primera medalla olímpica sería un gran éxito. Alexander Zverev también quiere volver a brillar en París y defender su título de Tokio. Como muy tarde, la neuroatletismo seguirá ganando importancia.

Share article
Author:
Sebastián Taprogge
Topics in this article