7

Mitos nutricionales para el cubo de la basura

LISTICLE | 08/24/2022
Die Vielfalt des gesunden Frühstücks.
ISPO.com Logo
Author:
ISPO.com

¿No es posible el veganismo sin carencia de nutrientes? En verano hay que comer sólo ligero y frío... ¿Y por la noche es mejor no comer? ¡Tonterías! Desmontamos siete mitos de la nutrición. Los aficionados al café también pueden respirar tranquilos.

1

Comer ligero y frío en el calor del verano

Con el calor abrasador del verano, ¿prefieres tomar una sopa fría o unos batidos que una comida completa y caliente? Lo que parece lógico a primera vista es una falacia. Porque la dieta más ligera no facilita automáticamente que su propio cuerpo pase el calor. Por el contrario: calentar los alimentos fríos durante la digestión le cuesta al cuerpo energía adicional.

Aunque la temperatura corporal también aumenta con las comidas más abundantes y ricas en proteínas, la sensación de saciedad dura más tiempo. Y: sobre todo para las personas mayores o enfermas, limitarse a comidas ligeras sería incluso peligroso. Necesitan los nutrientes de la pirámide alimentaria, no la desnutrición.

Boletín editorial de ISPO
Where the outdoor industry itself will go on a voyage of discovery in 2018.
La valentía de asumir riesgos, de lanzarse a la aventura o simplemente de explorar nuevos caminos: En nuestro boletín editorial ISPO - Perspectivas del Deporte y el Aire Libre le mostramos una vez al mes interesantes perspectivas del mundo del deporte. ¡Suscríbase ahora!
2

Comer por la noche engorda

Essen am Abend

Si tienes hambre por la noche, esto no tiene por qué ser un obstáculo para tus planes de dieta. Porque incluso en las horas nocturnas se aplica el credo: si se consumen más calorías de las que se comen, se pierde peso. Es más una cuestión de lo que hay en el plato. ¿Una cena sustanciosa, pero también equilibrada? No hay problema. En cambio, una bolsa de patatas fritas en el sofá es tan poco saludable por la noche como por la mañana. Y: los aperitivos grasos o el alcohol poco antes de acostarse perjudican la calidad del sueño.

3

La dieta vegana significa automáticamente una carencia de nutrientes

Las reservas sobre las dietas veganas y vegetarianas siguen siendo grandes en muchos lugares. El argumento contra el veganismo y el vegetarianismo es la supuesta falta de proteínas y aminoácidos sin carne u otros productos animales. Y, de hecho, según el Centro Federal de Nutrición, el contenido en proteínas de una ración de carne de unos 200 gramos requeriría unos impresionantes 500 gramos de tofu. Sin embargo, existen otras numerosas fuentes de proteínas veganas. Si consumes legumbres como guisantes, alubias o lentejas o productos de soja, quinoa y frutos secos varias veces a la semana, puedes cubrir las necesidades proteicas de tu cuerpo de forma puramente vegetal. El tempeh, el seitán, la avena, los frutos secos y las semillas vegetales también son fuentes saludables de nutrientes.

En cambio, en el caso de la vitamina B12, la DGE advierte del riesgo de deficiencia de este nutriente en las dietas veganas, ya que, según los conocimientos actuales, el organismo humano sólo puede utilizarla a partir de productos animales. Sin embargo, gracias a los complementos alimenticios, los veganos pueden ingerir -y lo hacen- suficiente vitamina B12. Según un estudio realizado por la Sociedad Alemana de Nutrición (DGE) entre niños y adolescentes, incluso los niños veganos tenían un suministro de vitamina B12 dentro del rango normal, precisamente porque el 88% se suplementa como se recomienda. Así que cualquiera que esté pensando en un estilo de vida vegano debería informarse sobre los posibles suplementos. Entonces la nutrición sin deficiencias de nutrientes también es posible sin productos animales.

4

El café deshidrata el cuerpo

Hot drinks keep you warm in cooler temperatures.

Los adictos al café pueden respirar tranquilos: incluso en verano no hay nada que objetar a una o cuatro tazas de café al día. Contrariamente a la creencia popular, el café no deshidrata el cuerpo. Al contrario: el consumo diario de café puede contribuir al equilibrio de líquidos del organismo y, con moderación y sin grandes cantidades de leche y azúcar, incluso previene las enfermedades cardiovasculares o la diabetes de tipo 2, según el portal de información sobre la diabetes del Centro Federal de Educación Sanitaria. Excepción: las mujeres embarazadas deben evitar el café y otras bebidas con cafeína.

5

Cuanta más agua bebas, más sano estarás

La Sociedad Alemana de Nutrición recomienda beber alrededor de 1,5 litros al día, preferiblemente agua u otras bebidas no azucaradas como infusiones de hierbas y frutas o spritzers con al menos dos tercios de contenido de agua. Se recomienda más en caso de calor, frío intenso, diarrea o fiebre. Sin embargo, incluso con el agua, la dosis hace el veneno. Las personas pueden excretar hasta un litro por hora a través de los riñones. Sin embargo, los que beben mucho, y con eso queremos decir realmente EXTREMADAMENTE, corren el riesgo de la llamada "intoxicación por agua". Esto se manifiesta en la confusión y las náuseas, pero en su forma más fuerte puede incluso conducir a la retención de agua en el cerebro o al coma. Sin embargo, un adulto tendría que beber unos seis litros de agua en poco tiempo. No obstante, se recomienda tener precaución con los niños pequeños y los bebés. Debido a que sus riñones aún no están completamente desarrollados, no pueden procesar grandes cantidades de agua con la suficiente rapidez. Por tanto, los bebés menores de seis meses no deberían beber nada de agua, según el Centro Federal de Nutrición de Alemania.

6

Evitar los carbohidratos es la mejor dieta

Brotzeit mit Naturkräutern: Belegte Brote, Kräuterquark und Kräuterbutter

Internet está repleto de dietas bajas en carbohidratos para perder peso. La promesa general: si renuncias a los carbohidratos, perderás peso de forma saludable. Pero no es tan sencillo. Los carbohidratos complejos de los productos integrales, en particular, ayudan a perder peso: Se digieren mucho más lentamente y, por lo tanto, te mantienen lleno durante más tiempo. De esta forma, se evitan los antojos de picar algo y se ayuda a mantener el equilibrio calórico bajo control con las tres comidas principales del día recomendadas. Los productos de cereales integrales ayudan incluso a evitar que la dieta degenere en inanición.

Pero cuidado: los carbohidratos refinados, como los de los productos de harina blanca o la pasta ligera, pueden ser descompuestos más rápidamente por el organismo. El efecto de saciedad es mucho menos duradero en este caso. Sin embargo, la regla para perder peso no lo es: Deshazte de los carbohidratos, ¡pero trae los carbohidratos refinados! En sus directrices dietéticas, las autoridades sanitarias estadounidenses recomiendan un contenido de carbohidratos del 45 al 65 por ciento de la ingesta calórica diaria. Así que si realmente quieres perder peso, no tienes que renunciar a los carbohidratos, sino simplemente consumir más calorías de las que ingieres. Por tanto, la solución más saludable es comer raciones más pequeñas pero equilibradas.

7

La comida sana es más cara

El mundo gime bajo la inflación y los precios caros de las materias primas. Los precios de los alimentos también han subido. Pero si bien es cierto que unas mejores condiciones de vida para los animales y una carne de mayor calidad también se reflejan en el precio de la carne, una nutrición holística y saludable suele ser incluso más barata que una nutrición no saludable. "Quienes pueden preparar ellos mismos comidas sabrosas a partir de alimentos básicos sencillos están en clara ventaja, también en términos de costes", afirma la doctora Margareta Büning-Fesel, directora del Centro Federal de Nutrición.

Si evitas los productos precocinados y preparas tu propia comida con ingredientes naturales y no procesados, sabrás lo que hay en ella. Aunque también hay alimentos precocinados saludables, la precariedad suele ir acompañada de un mayor contenido de azúcar, grasa o sal que la comida casera. Y: un estudio británico de "coste real" ha determinado que los productos que parecen más baratos a primera vista son más caros para la sociedad y, por tanto, también para cada contribuyente individual que los productos ecológicos: A través de los impuestos, las tasas, las cotizaciones al seguro de enfermedad o los daños medioambientales que los productos convencionales provocan de forma "oculta".

Share article
ISPO.com Logo
Author:
ISPO.com
Topics in this article