Cultura urbana // 06/16/2023

LGBTQ+ en el deporte: la pequeña diferencia sigue viva

Author:
Anna-Lena Schwarz

El deporte conecta y une a las personas. Sin embargo, los actuales debates sobre transexualidad demuestran que sigue habiendo demasiada segregación. Las personas LGBTQ+ siguen enfrentándose a retos en la industria del deporte. ¿Qué falta para que el deporte sea verdaderamente integrador en materia de género? Una aproximación a un tema controvertido

Un entrenador de juveniles dijo Søren Dahl que nunca tendría éxito como nadador si salía del armario como gay. Unos años más tarde, el danés menciona esta historia en un vídeo de TikTok -con imágenes de su participación en los Juegos Olímpicos de Verano de 2016 en Brasil sonando de fondo-. ¿Así que final feliz? Para el abiertamente gay Dahl, quizás. Pero la historia de la lucha de los deportistas homosexuales contra la discriminación está lejos de terminar.

Los Juegos Olímpicos son un modelo a seguir para todo el mundo del deporte y son elogiados por su importantísima contribución a la visibilidad queer en el deporte de élite. Pero mientras se celebran los avances por un lado, los retrocesos por otro dan que pensar. Porque (especialmente) en el deporte de competición se marcan diferencias considerables entre los atletas LGBTQ+: queer no siempre equivale a marica.

Zona problemática: la homosexualidad en el deporte masculino

En los Juegos de Verano de Tokio 2021, ocho veces más mujeres que hombres se declararon oficialmente atletas LGBTQ+. Hasta la fecha, solo unos pocos deportistas de élite masculinos en activo han declarado públicamente su homosexualidad: Además del nadador olímpico Dahl, por ejemplo, es su amigo y jugador de fútbol profesional Carl Nassib, el único jugador homosexual conocido en la NFL desde su salida del armario en junio de 2021. El tratamiento abierto de la homosexualidad también es un problema en el fútbol masculino. Aunque el fútbol fue el deporte con más jugadores queer que salieron del armario en los Juegos Olímpicos, sólo un puñado de futbolistas profesionales de todo el mundo lo han hecho hasta ahora:

El primer ejemplo trágico -que sin duda impidió a muchos deportistas salir del armario- fue el de Justin Fashanu en 1990. Su carrera se resintió enormemente por su orientación sexual: tras años de desprecio y acoso por parte de la prensa, se quitó la vida con solo 37 años. No fue hasta otoño de 2021 cuando Joshua Cavallo, del Adelaide United, club de la primera división australiana, se convirtió en el segundo futbolista profesional en activo en salir del armario como gay. Los primeros futbolistas europeos le siguieron en 2022: Jake Daniels, del Blackpool FC, y el escocés Zander Murray. Más recientemente, el profesional checo Jakub Jankto hizo pública su homosexualidad, y con ello saltó a los titulares. Lo que describe el núcleo del problema: Salir del armario es un tema enorme en el fútbol masculino. Cuando se les pregunta por qué, los asesores y el entorno suelen citarse como factores que les frenan. Incluso el ex capitán de la DFB Philipp Lahm aconseja a los futbolistas LGBTQ+ que no salgan del armario en su libro de 2021 "Das Spiel. El mundo del fútbol", que se publicará en 2021, incluso aconseja a los futbolistas LGBTQ+ que no salgan del armario durante su carrera en activo. La razón, dice, es la falta de aceptación tanto en la Bundesliga como entre los aficionados en los estadios.

La imagen masculina estereotipada se ancla en el deporte

Pero, ¿por qué el tratamiento de la homosexualidad en el deporte femenino y masculino difiere tanto? La Dra. Birgit Braumüller, investigadora y profesora del Instituto de Sociología e Investigación de Género de la Universidad Alemana del Deporte de Colonia, lo explica en una entrevista con la Sociedad Olímpica Alemana: El deporte se considera el último ámbito en el que se acepta el comportamiento masculino. Esto dificulta la participación de las personas que no se ajustan a la imagen masculina, especialmente en deportes estereotipados como el fútbol o el balonmano. "La estructura de pensamiento que asume que los atletas homosexuales están cerca de la feminidad les niega la capacidad de triunfar en un deporte físico y basado en la fuerza". Para las mujeres, dice, es al revés: "Si nos fijamos en la historia, las mujeres no pertenecen al deporte qua género. Las deportistas lesbianas, que a menudo se consideran cercanas a las características y comportamientos típicamente masculinos, encajan mejor en el deporte.

La industria del deporte, sólo parcialmente abierta a las personas LGBTQ

Además del diferente trato que reciben los hombres y mujeres homosexuales y bisexuales, las personas que no encajan en el sistema binario de género lo tienen especialmente difícil: transexuales, intersexuales y personas no binarias. Las desigualdades en la aceptación de la orientación sexual y la identidad de género son abordadas, entre otros, por "Sports Media LGBT+", una red que lucha por la inclusión en la industria de los medios de comunicación deportivos y en el deporte en general.

Tras repetidas encuestas de los trabajadores de los medios de comunicación deportivos, los resultados indican que el sector se ha vuelto más inclusivo con el colectivo LGBTQ+ en los últimos años. Sin embargo, sigue habiendo grandes retos, especialmente para las personas trans y no binarias: La visibilidad de las personas LGBTQ+ en la industria está aumentando, y aparentemente también la aceptación hacia las personas lesbianas, gays, bisexuales y pansexuales. Sin embargo, en lo que respecta a la identidad de género, ha aumentado el porcentaje de encuestados que consideran que la industria del deporte se está quedando corta en cuanto a la inclusión de las personas trans o no binarias.

Según un estudio: La discriminación impide la participación

Las experiencias de exclusión y discriminación de los deportistas LGBTQ+ se confirman en el primer estudio europeo exhaustivo realizado por la Universidad del Deporte de Colonia: Los resultados del estudio "Outsport - Orientación sexual, identidad de género y deporte" para Alemania muestran que el 20% de los encuestados LGBTQ+ no practican su deporte por miedo a la discriminación, la exclusión o los comentarios negativos. En particular, las personas trans (56 %) y aquí especialmente los hombres trans (73 %) se sienten excluidos de determinados deportes debido a su identidad de género. Casi todos los deportistas encuestados (96 % y 95 %) están de acuerdo en que la homofobia y la transfobia son un problema en el deporte. El 16 % de los participantes en el estudio ha tenido experiencias personales negativas debido a su orientación sexual o identidad de género en los últimos 12 meses, especialmente las personas trans (40 %).

Se endurecen las normas sobre transexualidad

Luego están los debates mundiales sobre los atletas transexuales. Mientras muchas federaciones deportivas siguen luchando por encontrar soluciones, otras incluso han endurecido sus normas. Después de que la federación mundial de natación FINA publicara en junio de 2022 una nueva normativa para los atletas trans, la Liga Internacional de Rugby le siguió con la exclusión de las mujeres trans de las competiciones femeninas internacionales. En marzo de este año, la World Athletics (WA) se sumó a las restricciones de la FINA: las mujeres transgénero ya no pueden competir en las clasificaciones mundiales femeninas si han superado la pubertad masculina, independientemente de sus niveles de testosterona. Restricciones que, de hecho, casi ninguna atleta transexual femenina puede cumplir.

Las federaciones son las encargadas de definir las normas específicas de cada deporte. La Asociación Mundial de Atletismo había solicitado asesoramiento intensivo, también a grupos de transexuales. "Muchos opinan que no hay pruebas suficientes de que las mujeres trans no tengan ventajas sobre las mujeres biológicas", explicó el Presidente de la WA, Sebastian Coe. La tendencia es hacia límites cada vez más estrictos. El organismo rector del ciclismo mundial, la UCI, también actualizó sus normas de elegibilidad para transexuales con límites más estrictos de testosterona y amplió el periodo de transición de 12 a 24 meses. Un portavoz de la FIFA confirmó a la Deutsche Presse-Agentur que el organismo rector del fútbol mundial también estaba revisando sus normas de admisión específicas de género. Queda por ver si la FIFA seguirá como modelo la nueva normativa de la FINA.

Aceptación del colectivo LGBTQ+ en el deporte: las cosas grandes empiezan por lo pequeño

Pero no sólo las nuevas normas de las federaciones deportivas internacionales son motivo de preocupación. También lo son los discursos políticos malintencionados y las nuevas leyes discriminatorias, como la recientemente firmada "Don't Say Gay", que prohíbe la educación sobre la homosexualidad en las escuelas primarias del estado estadounidense de Florida. Anteriormente, muchos estados de EE.UU., como Oklahoma, Arizona, Iowa y Florida, habían aprobado leyes que prohibían a las mujeres transexuales participar en deportes femeninos en las escuelas públicas. Otros estados republicanos han tomado como modelo la "política antitrans" y han presentado proyectos de ley similares.

Por eso es tan importante reforzar la idea de la diversidad en el deporte, reprimir la creciente transfobia y llamar la atención del público en general sobre esta cuestión. Las empresas, las marcas y las asociaciones deportivas no deben conformarse con que se lleven brazaletes arco iris y se cuelguen banderas, subraya la Dra. Birgit Braumüller. La educación y la sensibilización deben tener lugar incluso antes de que se arraiguen las tendencias homófobas, transfóbicas y sexistas, idealmente ya durante la primera práctica deportiva en el club. "Los clubes deportivos y los entrenadores pueden crear una cultura acogedora mediante una actitud clara hacia la diversidad, que es la base de una convivencia común y sensible a la diversidad", explica Lena Sieberg, responsable de diversidad de la Universidad Alemana del Deporte de Colonia. Pero hay mucha incertidumbre por parte de instituciones y organizaciones. Faltan conocimientos previos y opciones de actuación para hacer justicia a la diversidad de género.

Por lo tanto, es necesario entablar conversaciones, formar al personal, colmar lagunas de conocimiento y empoderar a los profesores de deportes en escuelas, universidades y clubes deportivos. En la encuesta Sports Media LGBT+, los encuestados deseaban una mayor implicación y estímulo del personal LGBTQ+ y una formación específica sobre LGBTQ+ en las redacciones. Los clubes deportivos y los entrenadores pueden adherirse a la Carta por la diversidad de género en el deporte. Sieberg añade: "Un primer paso sencillo puede ser acoger explícitamente a las personas trans*, inter* y no binarias en la página de inicio. Por supuesto, la carrera sólo empieza con este paso y no acaba ahí".

Ley de autodeterminación: sin soluciones para el deporte

En Alemania, el proyecto de "Ley de autodeterminación en materia de entrada por sexo (SBGG)" está disponible. está disponible. Con la Ley de Autodeterminación, las personas transexuales, intersexuales y no binarias tendrán la oportunidad de cambiar de sexo mediante una normativa uniforme y sencilla. Con ello, la Ley de Transexuales de 1980, que viola los derechos humanos, será por fin completamente cosa del pasado. Un golpe liberador para las personas LGBTQ+ que no pueden identificarse con su género asignado.

Con la Ley de Autodeterminación, el género autopercibido se convierte en autoritario, se rompe con la definición puramente física del género. Pero éste es precisamente el área de tensión que plantea dudas en las competiciones deportivas en las que las características físicas son significativas. La Ley de Autodeterminación sólo regula la inscripción del género en el registro civil. No contiene ninguna regulación para organizaciones, asociaciones deportivas o clubes. Por lo tanto, alguien que legalmente se considere mujer aún no tiene derecho a ser aceptada en un equipo femenino.

Los aspirantes se pronuncian contra la discriminación

Es indiscutible que "el deporte debe encontrar la manera de que las personas que actualmente siguen estando excluidas y discriminadas puedan participar en pie de igualdad", afirma Sabrina Huber, responsable de Igualdad de Género de la Confederación Olímpica Alemana de Deportes (DOSB). "Asociaciones como la Federación Alemana de Hockey o la Federación Alemana de Fútbol nos demuestran que hay posibilidades, al igual que clubes como Seitenwechsel e. V., un club deportivo para mujeresLesbianasTrans*Inter* y niñas". Formatos como la Conferencia de la Red Federal de Deportes Queer (BuNT) reúnen a distintas partes interesadas, sensibilizan y muestran enfoques de bajo umbral para encontrar soluciones. Grupos activistas LGBTQ sin ánimo de lucro como Athlete Ally en EE.UU. educan a las comunidades deportivas y ejercen con éxito presión política sobre las federaciones deportivas mundiales con fuertes campañas. El creciente número de organizaciones comprometidas, federaciones deportivas, proyectos de aficionados y grandes deportistas de éliteEl creciente número de organizaciones comprometidas, federaciones deportivas, proyectos de aficionados y deportistas de élite que trabajan por una cultura deportiva abierta a todos los géneros e identidades sexuales es esperanzador.

Inclusión de género: el deporte es para todos

Anna Katharina Mangold, catedrática de la Universidad Europea de Flensburg, expresa su opinión sobre la cuestión de género en el exitoso podcast alemán "Lage der Nation" (Estado de la Nación) (episodio 335) con claras exigencias: "Para la competición deportiva deben desarrollarse clases de rendimiento en función de las diferencias fisiológicas, de modo que pueda establecerse la comparabilidad y tener lugar una competición justa". Cada federación deportiva debe considerar los criterios y examinarlos detenidamente para cada disciplina individual: ¿Dónde surge la necesidad de reglamentación? ¿Por qué es necesaria la referencia al género? Para ello, sin duda se podrían definir las diferencias biológicas relevantes para un deporte y una clase de rendimiento. "Y aquí la Federación Alemana de Ajedrez llegará sin duda a resultados diferentes que la Federación Alemana de Fútbol o la de Atletismo".

Sabrina Huber, de la DOSB, también opina que se puede actuar con más flexibilidad en los deportes de masas. Por un lado, los clubes y asociaciones no están sujetos a las especificaciones de las organizaciones internacionales que los agrupan y, por otro, se trata ante todo de divertirse con el deporte: "Aunque se aspire a la mejor marca personal, no estamos en el rango del centésimo de segundo o del milímetro. El deporte es para todos. Ya hay buenos ejemplos en los clubes de cómo se puede practicar un deporte que incluya la perspectiva de género y tenemos que aprender de ellos. Pero necesitamos más ejemplos, más ideas creativas e intentos de ir más allá del statu quo. Si los nuevos deportes se imponen, seguramente también deberían hacerlo los nuevos enfoques de la evaluación del rendimiento".

Share article
Author:
Anna-Lena Schwarz
Topics in this article