9

Skills You Can Learn While Alpine Climbing

LISTICLE | 09/01/2022
Author:
Dorina Osztrogonácz

En la escalada alpina, se sube porque se quiere subir a la montaña y no para superar dificultades u obstáculos. Claro, eso es parte de ello, pero especialmente en la escalada alpina, se trata más del paisaje, de la ruta (clásica), y menos de compararme con otros y de establecer récords.

En este artículo, quiero mostrarte 9 habilidades que he aprendido en la escalada alpina para la vida diaria.

La escalada alpina es más que un deporte

La escalada te enseña a concentrarte completamente en ti mismo, estás al aire libre y haces algo bueno para tu salud, también para tu salud mental. La salud se ha convertido en una megatendencia, y no sin razón: influye no sólo en nuestro rendimiento deportivo, sino en toda nuestra vida cotidiana.

La escalada alpina me permite crecer más allá de mis límites y conocerme a mí mismo de una manera completamente diferente. Todavía recuerdo muy bien mi primera excursión de escalada alpina: cine mental, poca confianza en el equipo y ensalada de cuerdas en su máxima expresión.

Tres intensos años después, puedo decir que el alpinismo te da experiencias para toda la vida.

Alpinklettern ist ein Lebensstil.

Estas son las habilidades que puedes aprender para la vida en la escalada alpina

  1. Conocer y superar los límites
  2. Disciplina y perseverancia
  3. Cómo afrontar los contratiempos
  4. Confía en tus propias capacidades
  5. Mantener la calma
  6. Confía en tu pareja
  7. Concéntrese en lo esencial
  8. Valorar la seguridad
  9. Mantener la humildad
1

Conocer y superar los límites

Desde el primer día, he estado trabajando en mis límites. Los límites que estaban muy cerca al principio se expanden, se alejan. Eso se consigue con el aumento de la experiencia: porque cada viaje de escalada que hago me aporta muchas cosas nuevas.

Especialmente en las excursiones alpinas, llego a mis límites de vez en cuando; pero eso no tiene por qué ser algo malo. Al contrario: si conoces tus límites, puedes superarlos si te mantienes en ello, y eso no sólo se aplica en la montaña.

2

Disciplina y perseverancia

Cuando estás en la mitad de la ruta o has llegado a la cima, no puedes decir: "Bueno, ya no tengo ganas, voy a parar ahora". No importa si ya estás cansado o simplemente ya no tienes ganas. Siempre hay que volver al valle.

Todo el que prueba la escalada alpina se da cuenta tarde o temprano: Si subes, tienes que volver a bajar. Pero también lo he aplicado a mi vida cotidiana.

Cuando empiezo una tarea, la termino y no me detengo a la mitad. Esto facilita mucho mi vida cotidiana y también es muy bueno para mi carrera profesional.

Cada vez que tengo una falta de motivación, me digo a mí mismo: "Eso también se puede hacer en la montaña. Entonces podrás hacer tus tareas en casa igual de bien en condiciones simplificadas". Para mí, eso funciona de maravilla.

3

Cómo afrontar los contratiempos

No, no todas las giras se verán coronadas por el éxito. Al principio, estaba muy obsesionado con la idea de que todas las giras tienen que funcionar.

Pero esta actitud era bastante errónea, como resultó. La verdadera fuerza y grandeza en la escalada alpina reside en saber reconocer los peligros y también en darse la vuelta a veces.

La acción temeraria está fuera de lugar aquí, al menos si quieres vivir mucho tiempo. No siempre es fácil detener una gira, y por desgracia no siempre es posible.

Sin embargo, se aprende a evaluar los peligros, a tomar una decisión y, sobre todo, a encontrar la paz con esta decisión.

Solía pensar que volver atrás era sólo para los débiles. Pero ahora hago caso a mi instinto: más vale volver una vez de más que no volver nunca.

4

Confía en tus propias capacidades

Especialmente en la escalada alpina, no necesitas engañarte a ti mismo: si estás seguro de que una ruta no va a funcionar porque tus habilidades simplemente no son lo suficientemente buenas, aprendes a comunicártelo.

Pero a veces es tu cabeza la que se vuelve loca y te susurra: "¡No puedes hacerlo!". Eso me ha pasado muchas veces.

Sin embargo, con el tiempo aprendes a evaluar correctamente tus habilidades y tu capacidad y a decidir si realmente debes abandonar una ruta o si te estás engañando a ti mismo.

Esto también se aplica a la vida cotidiana: se crea confianza en uno mismo y en sus capacidades. De este modo, podrás afrontar mejor las tareas y los obstáculos diarios y también decir: "No puedes hacerlo" y pedir ayuda.

5

Mantenga la calma

En la escalada alpina siempre puede fallar algo, independientemente de la experiencia y la preparación que se tenga. El tiempo cambia, no puedes encontrar el punto de entrada, te quedas atascado en la pared. Eso puede convertirse rápidamente en algo crítico.

La clave es no entrar en pánico y mantener la cabeza fría. Sin embargo, esto suele ser más fácil de decir que de hacer: al principio, me resultaba extremadamente difícil. Incluso en las situaciones que realmente dominaba, se me echaba encima.

Mi corazón empezó a acelerarse, se me llenaron los ojos de lágrimas y empecé a sentir pánico. El único problema es que no te ayudará en ninguna situación.

Tuve que empezar a dialogar conmigo mismo: "Vale, ahora mismo es crítico, pero puedo utilizar mis habilidades para salir de esta situación. Tengo que mantener la calma". Entonces respiro profundamente, intento evaluar la situación y busco posibles soluciones.

Lo mismo hago en la vida cotidiana: no pierdo los nervios tan a menudo, no importa de qué se trate. Respiro profundamente. Y mantengo la calma y busco soluciones.

6

Confianza en el socio

La escalada alpina te enseña a confiar en los demás. Estrictamente hablando, tienes que confiar tu propia vida a tu compañero de escalada. Tarde o temprano se conocen los puntos fuertes y débiles sin filtrar. Los equipos de cuerda suelen ser una pareja también en la vida privada.

Por supuesto, también puedes beneficiarte en privado de esta confianza creada - hablo por experiencia. Las experiencias compartidas, los obstáculos superados, fortalecen la relación y también ayudan en la vida cotidiana a dominar los problemas y a poder contar con el otro en cualquier situación.

7

Concéntrese en lo esencial

Al escalar, es mejor dejar los problemas en casa. A más tardar, cuando te encuentras al inicio de una subida, los problemas de casa están muy lejos: hay que estar en el aquí y ahora. Sólo debe contar el momento. Todo lo demás carece de importancia en ese momento y, de todos modos, sería una distracción excesiva.

Mientras tanto, puedo aplicar este filtro bastante bien en la vida cotidiana. Consigo bloquear todo lo demás y concentrarme sólo en lo esencial.

8

Valor de la seguridad

No hay nada mejor que llegar a casa después de una larga y exitosa escalada o una excursión de varios días. De repente, el sofá es especialmente acogedor, la cama más suave que antes.

A veces pienso durante la gira: "Debería haberme quedado en casa. Pero al final siempre me siento feliz cuando he completado un recorrido de escalada alpina.

Beim Alpinklettern merkt man, wie klein man eigentlich ist
Cuando estás escalando alpino, te das cuenta de lo pequeño que eres en realidad.
9

Mantener la humildad

Cuando te pones en medio de una pared, te das cuenta de lo pequeño que eres. Muchas veces me he sorprendido de la poca influencia que tenemos sobre nuestra naturaleza.

Las montañas marcan la pauta; nosotros mismos sólo podemos ocuparnos de actuar según nuestro mejor conocimiento y conciencia, adaptarnos y recurrir a nuestra experiencia para estar lo más seguros posible en la carretera.

Share article
Author:
Dorina Osztrogonácz
Topics in this article