Find the Balance: Encontrar el equilibrio // 07/06/2022

Encuentra el equilibrio: ¿Cuánto hay de yoga en el bombo mundial?

Image credit: Shutterstock
Author:
Martin Jahns

El yoga es un fenómeno de masas. Pero, ¿qué tienen que ver el mirarse el ombligo en Instagram y el alarde de asanas de los influencers del yoga con el autodescubrimiento holístico de las enseñanzas de influencia hindú? La resistencia se agita en la escena yogui. Pero incluso en la India, este bien cultural hace tiempo que se ha convertido en una cuestión política. Ya es hora de que el yoga mire dentro de sí mismo y encuentre su centro interior.

Occidente está destruyendo el yoga. Algunos yoguis proclaman actualmente nada menos que eso bajo el hashtag #decolonizeyoga.

La acusación es que las contorsiones de los influenciadores occidentales tienen poco en común con las enseñanzas de yoga de 5000 años de antigüedad de la India. La industria mundial del yoga, dominada principalmente por los blancos y centrada en las asanas -ejercicios físicos-, ha erosionado los fundamentos espirituales, con unas ventas anuales de 80.000 millones de dólares, y está transformando el yoga en un programa de fitness de estilo de vida.

"El yoga sin la filosofía no es yoga. Reducir el yoga a meras asanas nos perjudica a todos", afirma Anusha Wijeyakumar, profesora de yoga estadounidense con raíces en Sri Lanka. En cambio, el yoga se convierte en "capaz, heteronormativo, elitista, blanqueado e inaccesible, lo que lo convierte en otra herramienta de opresión".

Yoga "más americano que indio"

Wijeyakumar y muchos otros yoguis ofrecen ahora seminarios completos para educar a la gente sobre los orígenes y las enseñanzas del yoga.

La acusación no es del todo descabellada: en 2021, el 77 por ciento de los profesores de yoga en Estados Unidos eran blancos. Sólo el 4,1% tenía raíces asiáticas. En 2013, la legalidad de las clases de yoga en las escuelas fue objeto de un caso judicial en Estados Unidos. El antecedente del caso en ese momento era Sedlock v. Baird: Los demandantes consideraban que las clases de yoga eran un adoctrinamiento inconstitucional con enseñanzas religiosas, porque hindúes.

Aunque la demanda fracasó, la línea de argumentación de los defensores del yoga en los tribunales acabó por confirmar las acusaciones de apropiación cultural por parte de Occidente. Según las declaraciones de la transcripción judicial, el yoga en EE.UU. es "tan secular como el aeróbic" y mientras tanto "más americano que indio".

¿El vacío de Instagram en lugar de la enseñanza holística?

Según un estudio de la Asociación Profesional de Profesores de Yoga de Alemania (BDYoga), lo espiritual también está claramente en segundo plano para la mayoría de los aficionados alemanes al yoga. Mientras que el 66% de los yoguis alemanes declaran que practican los ejercicios principalmente para mejorar su bienestar físico, sólo una cuarta parte practica el yoga por interés personal en el plano espiritual.

Sin embargo, es precisamente esto lo que juega un papel importante en los numerosos retiros y escuelas de yoga de la India o de países del sudeste asiático como Tailandia. La meditación, la respiración consciente, el estudio de textos espirituales y religiosos, la dieta sin carne, los cantos y las ceremonias son parte integrante de las enseñanzas holísticas del yoga. En lugar de mirar hacia fuera, la atención se centra en el interior.

¿Cómo se supone que va a tener éxito esta introspección, mientras que en Instagram o Tiktok se desata una auténtica competición por conseguir poses cada vez más atrevidas y, por tanto, nuevos seguidores?

Asana es la puerta de entrada

La respuesta: ¿tiene que tener éxito para todos? ¿No es precisamente la fuerza de las asanas, tan accesibles, la entrada perfecta en el cosmos del yoga, que 300 millones de personas en todo el mundo han descubierto ya por sí mismas?

"Asana es una puerta de entrada. Dejemos que la gente tenga sus experiencias sin juzgarlas", dice Alyssa Gethings, por ejemplo, una profesora de yoga de EE.UU., contrarrestando las acusaciones de Anusha Wijeyakumar: "Asana ha llegado a América porque es la forma de yoga más accesible para los occidentales".

De hecho, para casi ningún deporte la barrera de entrada es tan baja: en lugar de mancuernas y pesas, basta con el propio peso corporal. El yoga puede hacerse solo o en grupo y es tan posible en tus propias cuatro paredes como en el parque de la puerta de tu casa, en gimnasios o estudios de yoga. Y los innumerables tutoriales de YouTube, los cursos en línea y las numerosas ofertas in situ hacen que los ejercicios sean accesibles en casi todas partes.

La rapidez y la profundidad con la que quieras sumergirte en el mundo del yoga depende de ti. Esto se aplica tanto a la dificultad de las posturas como a la introducción a los aspectos no físicos de las enseñanzas, hasta llegar a los viajes a bastiones del yoga como Rishikesh, en la India.

Julia Gibran, profesora de yoga canadiense con raíces indias, señala cómo las enseñanzas indias y el estilo de vida occidental pueden confluir: "Los yoguis occidentales pueden hacer menos daño con su comportamiento si son conscientes de las raíces de la práctica y dan crédito a quien lo merece".

India: Cuando el yoga se convierte repentinamente en política

Paradoja: en la India, de entre todos los lugares, el yoga se está convirtiendo cada vez más en una cuestión política. El primer ministro Narendra Modi y su partido nacionalista hindú BJP están utilizando la popularidad mundial del yoga para su objetivo de un estado religioso hindú - y sin ceremonias crearon un Ministerio de Yoga y Ayurveda para este propósito en 2014.

"Junto al número cero, el yoga es la mayor contribución de la India a la sociedad", dijo Anil Ganeriwala, uno de los secretarios de Estado del Ministerio: "Es un símbolo de nuestra riqueza cultural".

Desde hace años, el BJP también ha impulsado los esfuerzos para que el yoga sea una asignatura obligatoria en las escuelas indias.

Las asociaciones musulmanas de la India temen que esta minoría de más de 175 millones de personas quede marginada con la ayuda del poder blando del yoga. "Es una campaña para imponer los rituales hindúes a todos los no hindúes", declaró a la agencia Reuters Abdul Rahim Qureshi, vicesecretario general de la Junta de Derecho Personal Musulmán de la India. Al fin y al cabo, dijo, los cantos "Om" o el popular saludo al sol son rituales a las deidades hindúes.

El yoga en busca del equilibrio

La carga política que ha adquirido el yoga en el sur de Asia quedó demostrada el 21 de junio en el Día Mundial del Yoga de este año, que fue lanzado por la ONU a petición de Modi en 2014. En las Maldivas, una turba atacó a los participantes de un evento de yoga con banderas y carteles. Según Reuters, el motivo del ataque fue el descontento por la supuesta creciente influencia india e hindú en el estado insular predominantemente musulmán.

Lo que no debe olvidarse en todas las disputas sobre el "yoga verdaderamente auténtico" o las luchas de poder político y religioso es el efecto del yoga: los efectos positivos sobre el bienestar físico y mental están demostrados científicamente desde hace tiempo.

Especialmente en tiempos de cierre de gimnasios y clubes deportivos durante la pandemia del Covid 19, el yoga se convirtió en un importante apoyo para el equilibrio y la salud.

"La esencia del yoga es el equilibrio, no sólo el equilibrio dentro del cuerpo o entre la mente y el cuerpo, sino también el equilibrio en la relación del hombre con el mundo", escribe la ONU en su página del Día Mundial del Yoga. Es hora de que el propio yoga vuelva a encontrar su equilibrio.

Share article
Author:
Martin Jahns
Topics in this article