Deportes de montaña // 06/22/2023

¿Cómo se superan los obstáculos, Caro North?

Image credit: Nadine Wallner
Author:
Andreas Hottenrott

Con un equipo exclusivamente femenino, la alpinista y guía de montaña Caro North cumplió su sueño de ascender por primera vez una gran pared en Groenlandia. En el camino, el grupo tuvo que superarse a sí mismo varias veces. De una expedición en la que una pared rocosa de más de 700 metros de altura fue quizá el mayor obstáculo, pero al fin y al cabo sólo uno de muchos.

En algún lugar de una pared de granito en Groenlandia. Tres escaladores están de pie en una estrecha cornisa, cansados, exhaustos. A sus pies, la caída es de cientos de metros. Sobre sus cabezas, la roca se pierde en la distancia. Y: el tiempo corre sin piedad en su contra. Sólo les queda un pequeño margen de tiempo hasta que una inminente tormenta de nieve les obligue a dar marcha atrás. Tienen que tomar una decisión. ¿Disfrutar un poco más de la escalada y luego descender en rápel? ¿O descansar y reponer fuerzas con la vaga esperanza de llegar a la salida al día siguiente? ¿Cómo debe terminar la expedición que se planeó durante dos años? ¿Que unió a todo el equipo en un velero durante seis semanas para llegar a este punto?

Uno de los tres alpinistas es Caro North. La guía de montaña es una de las alpinistas más reputadas de Europa. A los 16 años escaló el Aconcagua, de casi 7.000 metros de altura, en los Andes argentinos. Le siguieron primeras ascensiones en Armenia e Irán. Su irrupción en escena se produjo como muy tarde en 2015, cuando alcanzó la cumbre del Cerro Torre junto con Christina Huber. Es la primera ascensión libre de la emblemática montaña de granito realizada por un equipo de cordada formado exclusivamente por mujeres.

El sueño de Groenlandia

Varias rutas difíciles y expediciones extenuantes después, Caro quiere cumplir un sueño. La aventurera se siente atraída por Groenlandia para una primera ascensión, que con sus imponentes paredes es uno de los destinos más excitantes para los entusiastas de las grandes paredes. Le gustaría navegar desde Francia hasta el país de escalada prometido al otro lado del Círculo Polar Ártico. Más respetuoso con el medio ambiente que el avión y, en cualquier caso, más emocionante. "En el mar estás aún más aislado que en casi cualquier lugar de la montaña", dice Caro en el Bergfreunde Podcast "GRAT RAUS"..

De la idea a su realización hay un largo trecho. Se supone que toda la expedición durará tres meses. Hay que convencer a los patrocinadores y conseguir miembros para el equipo. La búsqueda de un barco de expedición adecuado también es difícil. La elección recae en el Northabout de 15 metros. Y por fin se forma el grupo de expedición: ocho mujeres, cuatro de ellas marineras, tres alpinistas, una fotógrafa... cada una con sus puntos fuertes.

El punto de partida del viaje es la tradicional ciudad portuaria de La Rochelle. La ruta continúa por Islandia hasta la costa oriental de Groenlandia. ¿Dónde exactamente? En última instancia, los vientos tendrán que decidir. Al principio, los vientos no son nada favorables para la expedición.

Comienzo tormentoso: valles ondulados en lugar de paredes rocosas

En la primera etapa, el Northabout se ve envuelto en una violenta tormenta. Las poderosas olas golpean el costado del barco, lo lanzan hacia arriba y lo dejan caer de nuevo. El viento desgarra sin cesar las velas enrolladas. Tras sólo cinco días, el grupo hace una parada involuntaria en Dublín. Pasa una semana antes de que el viaje continúe.

"Estar atrapado en un barco de 15 metros con ocho personas y mal tiempo es duro", admite Caro. El mayor reto de los alpinistas: Cuando no están escalando, su rendimiento va cuesta abajo. Con un plan de entrenamiento de resistencia y una tabla de agarre que trajeron consigo, la pérdida de nivel debería evitarse. Sin embargo, un entrenamiento eficaz sólo es posible cuando el mar está en calma.

Primeras dudas: ¿Noruega como plan B?

Luego, en las Islas Feroe, el grupo tiene serias dudas. Otra tormenta, otra pausa forzosa, esta vez de diez días. Tras un trote en el frío y la humedad, se plantea la cuestión de si las mujeres llegarán a Groenlandia. Después de todo, tienen que hacer el viaje de vuelta antes de las tormentas de septiembre en el Atlántico Norte. Debido a los retrasos, el tiempo para escalar ya se ha esfumado masivamente. Un desvío a Noruega podría ofrecer una salida. Pero el equipo mantiene su plan original. ¿Una buena decisión? A su llegada a Islandia, el mal tiempo vuelve a condenar a los expedicionarios a no hacer nada.

Durante seis semanas, los sistemas de baja presión ponen a prueba la capacidad de sufrimiento del grupo. Pero entonces llega el momento que compensa muchas cosas. "Cuando vimos la costa, fue increíble, un momento enorme", recuerda Caro la llegada a Groenlandia. Pero algo empaña la alegría. Scoresbysund, el lugar de las ansiadas paredes de granito, está cerrado por hielo compacto. Un vuelo en parapente desde un pequeño pico puede al menos endulzar un poco la espera.

Carrera contrarreloj - con equipaje pesado

Poco después, el Northabout zarpa de nuevo. Desde el mástil, un miembro de la tripulación navega por el laberinto helado de la entrada del fiordo, entre bloques de hielo flotantes, témpanos y enormes icebergs de los que sólo sobresale la punta. Finalmente, los alpinistas desembarcan. A partir de ahora, comienza una carrera contra el reloj. Las horas en el barco solían alargarse como un chicle, pero ahora corren literalmente a la carrera.

Durante tres días y medio transportan material desde el campamento base en la playa hasta el pie de la pared de granito elegida, que se eleva más de 700 metros por encima de ellos. Una fractura glaciar con extrañas grietas dificulta el avance. Sin embargo, la roca de la pared parece ser buena. Cuando el tiempo se anuncia favorable, las tres mujeres inician la ascensión. Sólo llevan consigo el equipo más necesario. Cualquier peso adicional sólo las retrasaría.

El comienzo es prometedor. Luego, sin embargo, la pared se vuelve más empinada y el progreso es lento en la roca parcialmente húmeda. Cada metro requiere plena concentración. El segundo día, tras una eternidad en el arnés, las mujeres llegan a una banda. Tiempo para recuperar el aliento. Y para la decisión que marca el camino a seguir. Acuerdan pasar la noche a alturas de vértigo y hacer todo lo posible al día siguiente para llegar a la salida.

La mañana les recibe con un frío mar de niebla que envuelve el paisaje bajo ellos - y despierta la preocupación por el mal tiempo. Apresuradamente, el equipo se pone en marcha. "El primer paso seguía siendo difícil, pero luego se hizo más fácil", recuerda Caro. Y de repente es como si hubiera pulsado un interruptor. "Si pisamos el acelerador, subimos 60 metros con cada largo, se pasa relativamente rápido". Los demás se dejan llevar. Lo que hace poco tiempo parecía imposible, ahora se concreta cada vez más.

Vía Sedna a la felicidad

Y de repente es una realidad: a las doce en punto, las tres mujeres salen por la pared este de la Aguja del Sol del Norte. "Fue el momento más crudo", describe Caro. "Cuando has invertido tanto tiempo, una primera ascensión vale tanto. Cuando has navegado allí durante seis semanas, te has entrenado para ello un año antes y ya no creíamos en ello. Fue una locura". Desde entonces, la ruta se llama "Via Sedna", como todo el proyecto. La composición del nombre - "Via" como la palabra italiana para camino, "Sedna" como la diosa groenlandesa del mar- ilustra la combinación de navegación y escalada.

Los alpinistas no pueden saborear su triunfo durante mucho tiempo. Descienden en rápel, transportan su equipo a la playa, se reúnen con los marineros y zarpan. Si esperaban que el viaje de vuelta a casa fuera más favorable que el de ida, estaban engañados. Sedna, o la deidad que vele por los océanos, no está satisfecha con la actuación del grupo hasta el momento. Pone a prueba la fuerza y la voluntad de las mujeres una última vez con furiosas tormentas. Perseveran y llegan a Francia.

"Una motivación extremadamente grande puede compensar muchísimo".

¿Cómo se sobrevive a tales dificultades? ¿Cómo se consigue afrontar el siguiente reto justo después de cada obstáculo superado? "Una motivación extremadamente grande puede compensar una cantidad extrema", dice Caro con respecto a la primera ascensión. "Sabíamos que sólo disponíamos de este poco tiempo, teníamos que darlo todo ahora".

Una de las claves del éxito a lo largo de las semanas es la comunidad. "Funciona bien cuando puedes confiar plenamente en los demás, cuando también puedes comunicarte abiertamente", opina Caro. Esto también incluye dar espacio a los demás y dejarles solos cuando no lo están haciendo muy bien. O saber cuándo alguien necesita que le animen.

El equipo femenino ejerce cierta presión sobre sí mismo para llevar la expedición a buen puerto. "Es una pena, pero como el mundo de las expediciones de vela y alpinismo está tan dominado por los hombres, queríamos demostrar que podíamos hacerlo", dice Caro. Quizá sea precisamente eso lo que hace que los miembros desafíen todas las probabilidades hasta el final.

Hacer realidad los sueños: Via Sedna como inspiración

Caro espera inspirar y motivar a otras mujeres con el proyecto Via Sedna. "De todo el equipo, soy la única que es atleta profesional. Todas las demás tienen trabajos normales y se han tomado permisos sin sueldo. Y aun así seguimos adelante. Creo que si tienes sueños, debes darlo todo por ellos. Entonces puedes hacerlos realidad". Aunque el camino para llegar hasta allí conduzca a través del mar y de un muro de granito de 780 metros de altura.

Share article
Author:
Andreas Hottenrott
Topics in this article